El lugar de referencia para aquellos arquitectos que quieren saber más sobre empresas de servicios profesionales de arquitectura.

Blog

Visitando las inquietudes de un estudiante de arquitectura en 2014.

Autor | José Javier Quintana

.

Este pasado día 6 de noviembre de 2014, gracias a la iniciativa de Alejandro Moro Fernández, cuya imagen ilustra el post, mantuve un coloquio con estudiantes de arquitectura de la ESTA de Navarra en la propia escuela.

No había guión, era totalmente libre en cuanto a los contenidos a tratar y eso me parecía inquietante pero a su vez estaba seguro de que esa, dejarle preguntar en libertad, era la mejor manera de visitar las inquietudes que tiene un estudiante de arquitectura.

¿No os parece?

.

Una vez celebrado el coloquio quiero escribir este post, para ordenar mis ideas y para poner mis impresiones en negro sobre blanco y compartirlas.

En primer lugar, les preocupa mucho la formación que han recibido y no es por su calidad que no les ofrece dudas.

La perciben como (1) insuficiente porque no les aporta ciertos conocimientos que necesitan para acceder al mercado de trabajo y deben complementar su falta de formación en Gestión con estudios de Project Management o de Business Management, (2) poco polivalente porque les conduce al camino único de la arquitectura frente “a un ingeniero que puede hacer de todo y trabajar en muchos sectores y (3) excesivamente teórica y poco práctica.

Cuando les expongo cómo funciona el negocio de la práctica profesional, cuáles son los niveles operativo, comercial, directivo, estratégico y financiero -de abajo arriba- se dan cuenta de que sólo se les está formado para resolver proyectos a nivel operativo, como delineantes o como jefes de proyecto y que los niveles superiores necesitan de unos conocimientos que no poseen.

Lo más grave es que cuando hablamos de Architectural Professional Firms Management, me dicen que tienen una asignatura de Architectural Management, donde les explican cuestiones tan cruciales como hacer un cronograma o aprender a gestionar el tiempo. Entiéndase la ironía, no digo que no haya que saber estas cosas, pero son herramientas que con el tiempo se van metiendo en la caja. La caja es lo importante, saber de qué va este negocio, cuáles son las claves y luego “ya si eso” completarás tus capacidades y habilidades en función de lo que te interese.

En un mundo competitivo como el actual creo que ya es irrenunciable impartir estos conocimientos en las escuelas de arquitectura. Pero la gran cuestión es que quienes las gestionan perciben que esto de la empresa devalúa el caché artístico de la profesión, cuando la realidad no sólo es que no están reñidos, si no que se complementan y potencian.

¿Tantos años estudiando y ahora qué? ¿trabajar como un negro y con suerte ser mileurista? ¿expatriarse?...

¿Trabajar en otros sectores? Este fue otro de los puntos de preocupación. “No se nos percibe como profesionales contratables. Si se hace una entrevista para una empresa de otros sector, te contestan que eres arquitecto y que lo tuyo es hacer casas”

Sin duda, el arquitecto es un profesional encasillado por la sociedad, lo digo porque lo vivo en primera persona. La buena noticia es que si se entra en otro sector nada más terminar la carrera, muchas empresas buscan talento y no títulos, y es más la formación que necesitas especifica para su sector te la imparten ellos de manera interna. Entrar en otro sector desde el principio es posible y recomendable . ¿Cuál? Dependerá de cuál te guste.

Fueron 90 minutos intensos y mi capacidad de concentración disminuye cuando pasa cierto tiempo, por lo que cerramos el coloquio y nos emplazamos a continuar otro día, continuando el coloquio o con otra actividad…

Gracias a todos los asistentes y termino con un apartado especial para Alejandro Moro Fernández. Ojala hubiera al menos uno como tú en cada escuela de arquitectura. Sigue siendo tan inquieto, eso no lo cambies nunca.

Comparte y disfruta
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter

Quizás también te interese:

4 comentarios

  1. mayte
    Enviado 12 Noviembre, 2014 de 10:50 | Permaenlace

    pero el que estudia arquitectura no es porque quiere ejercer la profesión de arquitecto? o por lo menos en su gran mayoría…si alguno quiere dedicarse a la informática, que estudie dicha ingeniería, o si quiere dedicarse a la docencia..en fin..yo soy diseñadora de interiores y me dedico a montar muebles de ikea..y así nos va..

  2. Enviado 13 Noviembre, 2014 de 13:16 | Permaenlace

    Mayte,
    Claro que se estudia para ejercer la profesión.
    El problema es que somos 70.000 y hacen falta 25.000, ergo 45.000 no pueden ejercer porque no hay sitio.
    Y esto cambia el perfil del arquitecto y es necesario que sea polivalente.
    Porque o es polivante o el parado de larga duración.

    Ya siento que la realidad sea tan cruda

  3. Enviado 25 Diciembre, 2014 de 20:27 | Permaenlace

    Bueno ya que el post en cierta medida me atañe y en respuesta a Maite, J.J. me vas a permitir comentar.
    Primero, esa idea de que uno estudia una determinada carrera para luego ejercer una profesión es una forma de pensar muy del siglo XX, las carreras te dan o mejor dicho, te deberían dar una serie de habilidades que tu como persona las deberás enfocar a un tipo concreto de actividad, pensar que por estudiar arquitectura debes ser arquitecto si o sí es una postura muy reduccionista.
    Voy a ponerte dos ejemplos, (1)en mi caso desde pequeñito quería ser arquitecto, cuando vi como era la carrera, me di cuenta que lo que yo pensaba que era un arquitecto para nada se correspondía con la realidad del momento, (2)además de eso, gracias a participar en actividades extracurriculares con gente de otras carreras, he podido descubrir (y no seré ni el primero ni el último que lo haga) que hay otras cosas que me llenan más y que encima me permitirán vivir mucho mejor.
    El hecho de escoger una carrera no tiene porqué implicar esa correspondencia encorsetada de la medicina al médico, el derecho al abogado, la arquitectura al arquitecto y demás patrañas.
    Con ese mismo argumento, Kandinsky habiendo estudiado económicas y derecho nunca debió dedicarse a la pintura.
    Te recomiendo Mayte que intercambies opiniones e investigues, sólo así podrás quitarte esa idea errónea de la cabeza. Uno puede hacer lo que se proponga, más aún si le apasiona, porque lo acabarás haciendo bien, tarde o temprano, si encima es un nicho rentable, dos veces bueno.

  4. Anónimo Fernandez
    Enviado 2 Enero, 2015 de 11:38 | Permaenlace

    Buenas Alejandro, como arquitecto un poco mayor que tú te argumentaría a eso que entonces, la carrera que estudies da igual. Que entonces, no hagas empalmadas para proyectos, que no te mates con las estructuras ni con las instalaciones, que las mediciones y presupuestos los hagas para poder aprobar la asignatura y ya. Luego al salir ya aprenderás algo útil que te permita obtener un sueldo. No me malinterpretes, estoy de acuerdo con el fondo de tu argumento, pero el “puteo” (tú me entiendes) que someten a los alumnos de arquitectura en las Escuelas no tiene más sentido para el mundo laboral que la mili que se hacía antiguamente. Es decir, te puteamos, sobrevives, luego estarás preparado para superar puteos de otra clase que efectivamente lleven a algún sitio. El corolario de todo esto es que estudiar arquitectura en España es extremadamente absurdo en las condiciones actuales.

Enviar un comentario

Su email no será nunca publicado o compartido. Son obligatorios los campos marcados con *

Activo
Activo