El lugar de referencia para aquellos arquitectos que quieren saber más sobre empresas de servicios profesionales de arquitectura.

Blog

¡ No se acaba el mundo por no ser Le Corbusier !

Como todos sabéis, el número de arquitectos en España esta fuera de toda proporción deseable entre oferta y demanda. Sobramos arquitectos para la demanda esperada en los próximos años y con la expectativa de generación de nuevos arquitectos. Ambas tendencias deberían correguirse, más demanda y para ello no veo más solución que ampliar los campos donde se enfoca la profesión e innovar nuevas soluciones para resolver nuevas necesidades de la sociedad actual. En el otro extremo, parece que se va reduciendo ya la afluencia de alumnos en las escuelas y si hubiera una cierta lógica debería dejar de ser una carrera interesante para la juventud: demasiados años de estudio para terminar ganando una miseria.

Pero los que estamos inmersos en este desastre, provocado por una rebaja del nivel exigido escalofríante, tenemos un problema y ante esto de nada vale quejarse, debemos tomar una opción realista.

Debemos valorar si tenemos sitio en la práctica profesional. En este bendito país, a bote pronto, se me ocurre que hay dos maneras de obtener trabajo, [1] Por enchufe -Sí, esto es España- y esto incluye los familiares, políticos y demás pesebres gananciales y [2] por Talento, teniéndolo y sabiendo utilizarlo, es decir, siendo suficientemente competitivo. Por ejemplo utilizando aquello de la estrategia del océano azul. Lo dicho es aplicable para trabajar por cuenta propia o para trabajar para otros. Si no te sientes incluido en ninguno de estos grupos “Houston, Houston we have a problem”.

Una de las posibles salidas es la de reconvertir arquitectos a otras profesiones, formarlos para que puedan ocupar puestos de trabajo en las empresas del sector de la construcción y de otros sectores, y ahí creo que deben aplicarse importantes esfuerzos. Es el rollito de moda de “desaprender para volver a aprender” o cambiar el paradigma que es lo que viene diciendo bsA desde hace ya algunos años.

Estamos hablando de la felicidad de las personas. Hay que ponerse a la tarea. No queda otro remedio. Y no pasa nada. Yo colgué el lápiz hace ya muchos años, y os prometo que he disfrutado mucho haciendo otras cosas. También puedo decir que he visto a otros compañeros trabajando como directivos de manera brillante. Por mucho que sea el sueño que nos inculcan cuando empezamos la carrera, el mundo no se acaba por no llegar a ser una figura de la arquitectura, El día que lo comprendes es como el día en que te enteras de quienes son los reyes magos. Duele, pero hay que asumirlo, porque de verdad que…

¡ No se acaba el mundo por no ser Le Corbusier !

Y ahora os dejo la dosis…

Monty Python – Arquitectos

Imagen de previsualización de YouTube
Comparte y disfruta
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter

Quizás también te interese:

3 comentarios

  1. Enviado 28 Noviembre, 2011 de 9:27 | Permaenlace

    Estoy muy de acuerdo con este post, en nuestros días todos no podemos ser Le Corbusier, no tiene sentido 50000 maestros de la arquitectura.
    El problema creo yo es que esto es lo que nos enseñan en las escuelas de arquitectura … y luego vienen los problemas cuando en la vida real, fuera de la universidad, nos damos cuenta que las cosas no son como nos dicen ser.

  2. Enviado 26 Julio, 2012 de 10:44 | Permaenlace

    De acuerdo totalmente. Gracias a Dios, hoy somos muchos los arquitectos que vamos abriendo la mente al mundo real, dejando atrás los complejos que nos deja la formación tan focalizada, y anticuada a mi modo de ver, de la escuela de Arquitectura.
    Es muy bueno, además, descubrir cuántos caminos abre nuestra formación y cuántos recursos propios estamos desaprovechando si solo aspiramos a ser un arquitecto “estrella”, sea lo que sea lo que eso signifique.

  3. Jarrison
    Enviado 28 Febrero, 2014 de 12:59 | Permaenlace

    Existe también el problema de las empresas que no están muy abiertas a la contratación de arquitectos. Yo ya pasé el día en el que lo comprendí todo y aún así no he encontrado trabajo en empresas que nada tienen que ver con la arquitectura pero para las que me siento capacitado. Es una barrera muy difícil de romper. Las empresas no son conscientes de la capacidad de trabajo y adaptación de un arquitecto y siempre recurren a perfiles más típicos: ADE, Lade, etc.

Enviar un comentario

Su email no será nunca publicado o compartido. Son obligatorios los campos marcados con *

Activo
Activo