El lugar de referencia para aquellos arquitectos que quieren saber más sobre empresas de servicios profesionales de arquitectura.

Blog

Especialización, Ámbito de trabajo y #Arquitectura

Autor | José Javier Quintana

Hace ya algún tiempo que Manuel Sagastume nos hablaba de la importancia de la movilidad en el desarrollo de a práctica profesional del arquitecto. De cómo había cambiado en muy pocos años y de cómo esta enorme mejora en nuestra movilidad nos permitía otros ámbitos, distintos del ámbito local. Si te interesa cuál es la influencia del ámbito de actuación, deberás seguir leyendo este post.

Especialización y Ámbito.

Para una empresa de servicios profesionales de arquitectura hay dos cuestiones de especial importancia, su grado de especialización y el ámbito en el que desarrollan su actividad.

Esto del grado de especialización es bastante fácil de entender y no es otra cosas que ser capaz de hacer muy bien algo que otros, la mayoría, no saben hacer y que te convierten en alguien deseado y contratable.

El ámbito de actuación es algo bastante más peludo de comprender y sobretodo más confuso. El ámbito para una empresa de servicios profesionales va desde lo local hasta lo global. Vamos a hablar de dos ámbitos básicos: cercano y lejano.

El ámbito cercano puede ser un solo municipio y su zona limítrofe de influencia. Puede ser un distrito, barrio o zona en una gran ciudad o incluso un país dependiendo del tamaño. Depende fundamentalmente de que el coste de la movilidad te permita seguir siendo rentable. Por ello el ámbito cercano existe en todos los países y su tamaño dependerá del tamaño del país y de su movilidad interior.

Las estrategias posibles son de enfoque, diferenciación (especialista y experto)

El ámbito lejano se refiere a regiones, grupos de países con un mercado coherente y en su máxima expresión se refiere al ámbito global. Las estrategias posibles son de precio y diferenciación (especialista y experto)

Cuatro tipos de empresa

Dicho esto, si generamos una matriz con estos dos conceptos, obtenemos cuatro tipos de empresa:

Uno_ Empresas con gran accesibilidad, baja especialización y ámbito cercano, normalmente generalistas porque cuanto más pequeño se es, más amplia tiene que ser la paleta de servicios. Nos habla de encargos pequeños que no sean interesantes para grandes empresas o arquitectos de prestigio. Nos habla de que van a tener que dar servicio a mucho cliente concreto dónde el trato al cliente es lo fundamental. Con esto me refiero a que se sienta importante, comprendido, que se sienta parte del proyecto. Habla de red relacional con una implicación social importante, de tener relevancia en una sociedad determinada.

Dos_ Empresas con potencial de crecimiento, alta especialización y ámbito cercano. Empresas con mercado insuficiente que necesitan crecer para sobrevivir.

Tres_ Empresas emigrantes, baja especialización y ámbito lejano.

Se es poco competitivo y por lo tanto la única opción es convertir ese ámbito lejano en cercano. Emigrar y convertirse en arquitecto local.

Cuatro_ Empresas globales de servicios profesionales, alta especialización y ámbito lejano, que tienen una gran solvencia en un determinado expertise o en muchos de ellos. De especialistas o de grandes empresas con varias líneas de negocio en la que son especialistas.

Cómo podemos trabajar en el ámbito lejano

Dicho todo esto, ahora que estamos tiesos de trabajo en España surge la natural tendencia a buscarse las habichuelas fuera. La necesidad obliga y las miradas se dirigen fuera.

Pues bien, esta reflexión realizada sobre el ámbito nos facilita comprender cómo podemos trabajar en otros mercados.

Hay dos fórmulas básicas.

La primera es la que está al alcance de unos pocos, aquellas grandes empresas, aquellos grandes estudios, aquellos que desde su diseño estratégico tienen voluntad de ser globales. Todos ellos tienen un expertise demostrable y hermoso o un grado de innovación espectacular.

La segunda es la de picar piedra, es decir, establecerse como arquitecto local en otro país. Esto requiere que alguien del estudio se vaya allí, alguien con solvencia suficiente. Mandar al “chavalín” sólo sirve para perder dinero.

Eso de trabajar desde aquí, allí, está al alcance de muy pocos.

¿Y tú que piensas de todo esto?

¿Cuál es tu experiencia vital?

Comparte y disfruta
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter

Quizás también te interese:

Enviar un comentario

Su email no será nunca publicado o compartido. Son obligatorios los campos marcados con *

Activo
Activo