El lugar de referencia para aquellos arquitectos que quieren saber más sobre empresas de servicios profesionales de arquitectura.

Blog

El futuro de la profesión de #arquitecto, organizaciones más profesionales y menos naif

Autor | Javier Poveda

Crisis, What crisis?

Hace sólo unos días comentaba con el Catedrático de Ingeniería de Carreteras de la UPM, Miguel Angel del Val, acerca de la importancia de conocer el sector para dirigir una empresa. Argumentaba él, lo confundidos que estaban aquellos que creen que lo mismo es dirigir  una empresa de ingeniería (léase también de arquitectura) que una funeraria. No. Hay que ser cocinero antes que fraile. En eso estoy de acuerdo.

Ahora bien, también considero que hay que manejar con soltura los elementos fundamentales de la empresa para poder dirigirlas: no basta con ser buen arquitecto (o ingeniero).

Entiendo que estamos inmersos en un cambio de modelo estructural, y creo que para bien. Las dificultades están haciendo que los supervivientes tiendan hacia organizaciones más profesionales y menos naif. Parece lógico.

Siguiendo éste mismo razonamiento, aparece pues un horizonte de oportunidad para todos aquellos arquitectos e ingenieros que, estando baqueteados en la práctica profesional, en el oficio, tengan formación, interés y talento para la dirección de las empresas de su sector.

Esas áreas de oportunidad estarán arriba, en la dirección, en el board. Porque cuando las realidades crecen en complejidad, la estructura tradicional de: titular del gabinete, dueño y proyectista (tres en uno). Simplemente colapsa. Además fácilmente. Lo estamos viendo.

Bajo una perspectiva global, ya estamos en ése nuevo escenario. Las firmas A/E están superando el llamado “wall of worry” como muestran las métricas del último estudio anual publicado por Deltek.

- Un hecho relevante es que a pesar de que el volumen de negocio del top 500 (65.000 millones de US$) está muy cerca de las cifras de 2007-2008 (68.000 millones de US$), sólo se han recuperado 3.000 de los 60.000 empleos que la crisis se dejó por el camino.

Y esos empleos no volverán. Se crearán otros, porque se espera una etapa de crecimiento en el sector,  pero no esos mismos.

El salto del papel al CAD ya dio muestra de ello. Donde se necesitaban diez delineantes, ahora con tres técnicos era suficiente. Ahora quizás es suficiente con un arquitecto REVIT.

La tecnología está siendo determinante no sólo para la producción, sino para la organización documental (Project Information Management), operaciones (Business Performance Management), etc…. ¿a dónde vamos a parar? A donde van a parar todos los servicios profesionales: a las personas.

A mi me dijeron una vez: “No te preocupes de la oferta-demanda. Preocúpate de ser bueno en lo que haces, que para los buenos siempre habrá, mayor o menor, pero habrá demanda.”

Después de estos años yo añadiría, que hay que preocuparse de ser cada vez mejor, porque si no la “selección natural” te come. En términos profesionales de conocimiento e inquietud, hay que“correr más que las otras cebras”. Y lo mismo lo aplicaría para el profesional como para la empresa.

Uno de los caballos de batalla de nuestro sector, que está en plena etapa de maduración, está en lagestión. Hay que ser rentables para poder pagar a buenos profesionales, y para tener el pulmón suficiente como para respirar en tiempos de estrechez.

Los arquitectos, actuales y futuros, queremos trabajar en firmas donde seamos convenientemente remunerados y donde podamos desarrollarnos profesionalmente. Me parece muy positivo poder decirle adiós de una vez por todas a la cutrez imperante en las empresas de arquitectura.

Se añade, un proceso lógico de concentración del sector donde las estructuras de los estudios crecen en dimensión, en complejidad y tienen a ser más eficientes.

Parece que se ha superado el bache, y en las mesas de dirección están (y estarán) aquellos que sean capaces de hacer que las firmas sean cada vez más ágiles ante los cambios, más estables y sean capaces de superar más dificultades.

Veamos algunos indicadores y qué quieren decir:

- El GOP (o resultados de la explotación) sigue creciendo alcanzando un 11,1%. En cifras de 2012 se situó en 10,1%.

Es decir, si facturas 1 millón de euros, los beneficios antes de impuestos, intereses y amortizaciones deberían de ser de unos 110.000€. Eso significa aprovisionar para el ejercicio siguiente, bonus, reducir deuda….en otras palabras, seguir vivos.

Desde el descalabro de 2008 (donde estuvo en 8,4%), las firmas han ido aumentando sus resultados de explotación (en términos porcentuales). Esto es que son más eficientes.

Lo que es curioso es que hay de los que se han adaptado al cambio, y alcanzan un GOP del 22%, y los que están en proceso o todavía no han caído del burro y siguen entre el 7-8%.

¿Y cómo es que han mejorado esos resultados?

- El llamado Utilization Rate, mide el porcentaje de trabajo debido a proyectos facturados, sigue creciendo y se mueve cercano al 60%. Es mejor que el 50% de años anteriores pero todavía lejos del 75%-80% en el que se mueven las firmas de abogados y consultoría.

Es evidente que las firmas de servicios profesionales necesitan mejorar el uso de sus recursos. Creo que estamos en ese camino.

- Otro indicador íntimamente relacionado con el anterior es el Net Labour Multiplier, que mide básicamente cuantos euros facturamos, por cada euro que pagamos en sueldos. Este indicador también aumenta, situándose en 2.99 frente al mínimo de 2.85 de 2010, y cerca de los máximos pre-crisis donde llegó a 3.07.

Alguno podrá pensar que reduciendo sueldos, aumenta el NLM, y lo cual es cierto. Pero también es cierto que en términos globales (no en España), el salario de los arquitectos desde 2012 ha ido creciendo anualmente hacia una media (transversal a todos los puestos) estadística aproximada de unos 80.000US$ al año.

(Recomiendo no tener en cuenta esta cifra como referencia porque depende mucho del puesto, país, expatriado o no,etc… Es sólo para ilustrar este punto.)

Tradicionalmente este indicador se mueve entre 2.75 y 3.25, y se entiende que por encima de 3.5 es que tienes más trabajo del que tu plantilla puede soportar. Igualmente por debajo de 2.5 puede significar que tienes mucha plantilla para lo que eres capaz de facturar.

Con un poco de lógica se puede deducir que si mejoramos el porcentaje de horas invertidas en trabajos que se facturan, mejoramos el NLM. Y la propia industria nos dice, que para eso tenemos que fichar a buenos profesionales (y por ende hay que pagarlos bien), y por tanto el NLM vuelve a la media.

- El indicador por excelencia es el de Facturación por empleado. Evidentemente está relacionado con los anteriores y nos da una pista sobre cómo funciona la firma de arquitectura. Según Deltek está en 127.000 US$/empleado y para grandes firmas en 150.000US$ y sigue creciendo a un ritmo del 5% anual.

Una firma que facture más por empleado tendrá siempre más margen para ofrecer mejores salarios y permitirse mejores profesionales. Lo cual supuestamente mejorará la eficiencia de la firma, y por tanto su resultado operativo.

- Siempre sale alguien argumentando lo contrario.

“Todas estas ratios aumentan porque se despide a la gente, se paga peor,etc.. “

Ya hemos visto que la media de salarios está en crecimiento y la media de aumento de plantillas es del 3.8% anual. Los  que más crecen en número lo hacen contratando un 8.3% más, anualmente.

En otras palabras, se incorpora de media un 1 arquitecto por cada 25 que están trabajando. Que crezca es bueno, pero como hemos visto antes, lejos de recuperar la sangría de puestos que se perdieron en 2008.

Y vinculado con esto cabe señalar la movilidad del mercado que estadísticamente se cifra en un 10%. Esto es, los empleados que se van (o los echan) entre los que entran nuevos.

En cristiano. Para una firma de 100 empleados en 2013, 10 de ellos dejarían la empresa y se incorporarían 15 nuevos hasta alcanzar el crecimiento que hemos visto antes del 5% y llegar a 105 empleados.

A mi personalmente que este número crezca mucho no me gusta porque implica rehacer equipos, gente nueva que necesita adaptarse a la dinámica del estudio, etc… Pero es sólo mi opinión.

Me reservo una segunda parte sobre los balances.

San Jorge y el dragón por Rafael Sanzio 1504. Colección Luis XIV – Museo Louvre.

San Jerónimo y San Jorge.

Todos estos números son un tostón para los arquitectos e ingenieros. Y tradicionalmente, cada vez menos, viven ajenos a ellos.  Pero la testaruda realidad lleva a la bancarrota a los que siguen en sus trece.

Esto se está profesionalizando a pasos agigantados, el mundo se ha abierto de par en par y se ha hecho increíblemente más atractivo y complejo. Por tanto las estructuras o se profesionalizan con él, o los tiempos que corren se las llevaran por delante.

“Eso no es para arquitectos”. Dicen algunos. Efectivamente no es para “algunos arquitectos”, pero quizá otros arquitectos si se sientan capaces.

Le vuelvo a dar la razón a D.Miguel Angel del Val.

Da la casualidad que sólo los arquitectos e ingenieros pueden entender en profundidad cómo funciona su propio sector. Lo específico de su práctica profesional.

Y de entre ellos, surgen los que,  aparte de saber de arquitectura y ser buenos en su tablero como  San Jerónimo, también sabrán cómo manejar la espada para batirse con el dragón, como San Jorge.

Artículo publicado en Expansión con el título “San Jerónimo y San Jorge”

Comparte y disfruta
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter

Quizás también te interese:

Enviar un comentario

Su email no será nunca publicado o compartido. Son obligatorios los campos marcados con *

Activo
Activo