El lugar de referencia para aquellos arquitectos que quieren saber más sobre empresas de servicios profesionales de arquitectura.

Blog

¿Cómo nos afecta a los #arquitectos la no concesión de Madrid 2020?

autor | Javier Poveda

Artículo publicado en expansión con el título “Madrid 2020. Una decepción olímpica”

Skeleton drinking a relaxing cup of “cafe con leche” in Plaza Mayor

.

“los organizadores (de los JJOO)  son rehenes de las entidades patrocinadoras, los operadores de televisión, los arquitectos, los profesionales e industria del deporte”

Proyecto ganador de la Cátedra Pasqual Maragall 2011. UB

Los arquitectos esperaban en cierto modo el maná olímpico para poder reflotar sus negocios en mayor o menor medida, y la caída de bruces en primera ronda supuso una cierta decepción olímpica con respecto a lasexpectativas de volumen de negocio (en cuanto a proyectos de arquitectura se refiere).

Nunca tuve demasiado criterio para prever si le iban a dar o no los JJOO a la candidatura Madrid 2020, ni siquiera me atrevería a manejar con soltura los volúmenes de negocio de eventos anteriores para explicar si ser sede olímpica es rentable o no. Me haría falta mucha bibliografía.

Arquitectos y olimpiadas.

Desde un inicio, me preguntaba qué repercusión podría tener en las empresas de arquitectura españolas, tan necesitados de cambios y/o revulsivos en éstos últimos años.  Repasando el informe final de las candidaturas para evaluar su paso a la malograda gran final, Madrid explicaba que necesitaba diez nuevas instalaciones a ejecutar entre 2013 y 2019.

Entre ellos la reforma del propio estadio olímpico. Otro de los proyectos pendientes era una villa olímpica para 18.000 camas sobre un desarrollo de 46 Ha, dos nuevos pabellones en IFEMA para el International Broadcast Center y 170.000 m2 de techo para la Media Village. Según el informe, la oferta hotelera de más de 45.000 camas estaría ya cubierta, y en cuanto a transporte cifran unas siete estaciones nuevas de metro o intercambiadores.  Según sus propias cifras unos 900 millones de US$ para las instalaciones deportivas, y unos 1.500 millones de US$ para la villa olímpica y el Media Center.

Haciendo números gordos eso significa unos 100  millones de euros para las empresas de arquitectura y presumiblemente a facturar en un futuro inmediato (2014-15) para que diera tiempo a ejecutar las instalaciones. Dado el estado actual de desastre, sería algo así como un aumento del 50% del volumen de negocio actual. En números absolutos, el impacto es moderado, pero todo ayuda.

Vale, nos dan la sede olímpica y empieza la fiesta.

Concursos organizados por el COAM para los distintos proyectos que faltan, concursos restringidos para  los arquitectos canon del país (de igual manera que se hizo en la Expo de Sevilla), inversión directa en el parque inmobiliario hotelero, proyectos pequeños para el parque de alquiler,etc… La cuantificación del aumento de actividad sería un poco más difícil de medir. Sea cual sea el resultado, la cuestión es que sería efímero. Eso está claro.

Me recuerda al famoso Plan E ¿Qué pasaría después?

Ese impulso eventual ¿serviría para que las empresas de arquitectura obtuvieran la suficiente liquidez para seguir desarrollando su expansión internacional? O por el contrario ¿lo único que haría es dilatar algunos años más su extinción?

“Aqui lo que queremos es ir a por el oro, como en el descubrimiento en América, nada de montar la compañía de las Indias Orientales. Es una actitud muy española.” Afirmaba un reputado arquitecto.

El pensamiento a medio-largo plazo no nos entra.

Es por eso que en mi opinión la concesión de Madrid 2020 como sede olímpica poco o nada hubiera cambiado la deriva del negocio de los servicios de arquitectura. Sólo una pequeña modificación del timing, un mantenimiento de unas constantes vitales que tienden a apagarse.

Psicológicamente tendemos a evitar el dolor inmediato sin reparar en las repercusiones a largo plazo. Salir de la zona de confort se antoja complicado. Somos inmovilistas. Sólo cuando las circunstancias nos obligan a movernos, y sólo entonces, hacemos el esfuerzo de pensar las cosas dos veces.

Y aun así, a veces, llegamos a la conclusión de seguir agazapados “hasta que pase la tormenta”.

Es por ésto, que si el descarte de Madrid como sede olímpica ayuda a las empresas de arquitectura a no despegarse de la carrera internacional, bienvenida sea. Aunque los arquitectos seamos secuestradores de la organización olímpica, como rezan algunos, a medio plazo nos vendrá bien para esa transformación del sector que tanta falta nos hace.

Mi percepción es que un mínimo de estabilidad, más que ser pieza firme para apoyar ese salto internacional a medio plazo, es motivo de, aun más, resguardo y comodidad.

No sé si lo voy a conseguir, asi que…¿para qué intentarlo?

Comparte y disfruta
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter

Quizás también te interese:

Un Comentario

  1. Enviado 30 Septiembre, 2013 de 13:09 | Permaenlace

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice el artículo. La Olimpiada Madrid 2020 habría dado trabajo a cuatro conocidos estudios de arquitectura de Madrid o internacionales…Los de siempre. Porque si de algo saben los políticos es de no arriesgar para que no les pueda salpicar un posible fallo, aunque luego los edificios se conviertan en cadáveres arquitectónicos como tantas otras veces. No obstante indirectamente podría haber influido en el estado de ánimo social, que es tan importante en las crisis económicas para mejorar.

Enviar un comentario

Su email no será nunca publicado o compartido. Son obligatorios los campos marcados con *

Activo
Activo