El lugar de referencia para aquellos arquitectos que quieren saber más sobre empresas de servicios profesionales de arquitectura.

Blog

El hundimiento de la arquitectura española

Las consecuencias personales de la crisis para los arquitectos.

Mientras que la situación de desempleo en España es insostenible en nuestro sector es terriblemente dolorosa. Sentenciados por una doble crisis, la interna de la profesión y la contextual genérica a todos los españoles, nuestra capacidad de adaptación es ínfima. Nuestro problema va más allá de la cuestión del desempleo o de la carencia de expectativas, sino el estrés y las consecuencias físicas y mentales que se están manifestando en el colectivo.

Autor | Germán Cintas Araújo.

crisis de la arquitectura en España

Crisis, falta de encargos, competitividad, alianzas, internacionalización, futuro, cambio, pero… ¿qué pasa con las personas que están bajo la etiqueta “arquitecto”?

Engañados, enfurecidos, desprestigiados, abandonados, empobrecidos, inactivos, moralmente deshechos… son pocos los que en este momento logran mantener la profesión en activo, y me viene a la cabeza la orquesta del Titanic, toda una profesión a pique mientras los que van quedando conservan la dignidad y las buenas formas mientras se acaban los recursos.

Esto no es (solo) una cuestión de dinero, como enunciaba al principio, sino de felicidad. Los arquitectos alcanzamos la felicidad mediante la práctica profesional. Pero cuando la desigualdad económica ante otras profesiones empieza a ser tamaña el efecto resulta corrosivo, sobre todo cuando lo económico no alcanza ni para el pan nuestro de cada día.

Dependientes de los ingresos de otros familiares, ante la imposibilidad de inserción en otros espacios del mercado laboral, las personas arquitect@s que quieren trabajar pero no encuentran empleo sufren enormemente, no tanto por la pérdida de poder adquisitivo sino de la autoestima. Y esta es la razón por la cual el desempleo masivo en nuestro sector es una tragedia. El desempleo de larga duración es desmoralizante. Por supuesto que las causas de estas tasas de desempleo se encuentran en sucesos macro y decisiones políticas y jurídicas de dudosa responsabilidad, que escapan a nuestro control, lo que no es un consuelo. En general pensamos que permanecer desempleado mucho tiempo es algo que sólo le pasa a los inútiles.

Si la felicidad es algo que depende fuertemente de la sensación de control sobre tu propia vida yo pienso, ¿y qué ocurre cuando quieres trabajar, han pasado meses y no hay nada, y toda la vida y expectativas que has generado se caen a pedazos porque los ahorros se te agotan?. Profesionales que hemos dedicado una vida a la arquitectura no podemos ahora mantener nuestras familias. Y así estamos llegando a las tasas de ansiedad y depresión declaradas en nuestra profesión en la actualidad.

Y luego pienso en el caso de los que acaban de terminar la carrera y encuentran un mercado laboral inexistente en nuestro país. Es@s jóvenes arquitect@s en edad de trabajar que esperaban estar mejor situados para atravesar la crisis- recién licenciad@s, que deberían disponer de los conocimientos y habilidades que demanda la economía moderna- y l@s hemos dejado aislad@s, como gat@s sin uñas. Cobrando salarios ridículos en trabajos mal remunerados donde no se emplean los conocimientos adquiridos en la formación. A todo esto sumemos que hablamos de jóvenes entre los 20 y los 30 que no pueden permitirse la independencia y continúan en el hogar familiar.

¿Cuánto durará la sombra de estos problemas actuales? ¿Cuándo nos recuperaremos de esta desgracia?  Nosotros difícilmente.

Comparte y disfruta
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter

Quizás también te interese:

Enviar un comentario

Su email no será nunca publicado o compartido. Son obligatorios los campos marcados con *

Activo
Activo