El lugar de referencia para aquellos arquitectos que quieren saber más sobre empresas de servicios profesionales de arquitectura.

Blog

Tres historias de arquitectos. ¿Te sientes identificado con alguno de ellos?

Autor | Germán Cintas Araújo.

La historia de un estudiante de último curso.

Pablo Hernández tiene pensado entregar su PFC en Diciembre.

“Durante estos años no ha sido un alumno ejemplar; aunque le fascinan los materiales y la construcción  no ha destacado en proyectos como algunos de sus compañeros, y siente que no es ese su futuro profesional. No confía en sí mismo como arquitecto y se siente inseguro.

Además se asoma con vértigo al mercado laboral en España, carece de contactos y duda entre continuar haciendo alguno de los másters en Sostenibilidad, que parece según le dicen es el futuro, o buscar trabajo en otra cosa.

Podría volver a trabajar en la tienda de sus padres echando una mano, de cara al público, aunque no quiere implicarse demasiado en el negocio familiar para no hacerse cargo de él. Aún cabe la posibilidad de ahorrar un poco y volver a Viena, donde estuvo de Erasmus hace un par de años.

Sea como sea, no tiene nada claro por dónde empezar.”

Pablo se siente inseguro y carece de autoconfianza. Si se viera a sí mismo con perspectiva y analizara su trayectoria entendería de que dispone de muy buenas cartas para seguir la partida. Sin ningún esfuerzo a través del Taller AE se concienciaría de que un licenciado con idiomas y experiencia internacional y dotes comerciales tiene una buena proyección laboral. Quizá desconozca que en un momento como este numerosas empresas españolas de materiales de construcción han comenzado su internacionalización y que probablemente tenga más de una opción. ¿Por qué no un máster en Comercio Internacional? ¿Sabes cuánto vale un comercial arquitecto en la plantilla internacional de una empresa del sector?

La importancia de ser un arquitecto joven.

María Medina lleva siete años trabajando como arquitecta.

“Gracias a su talante amable y abierto fue contratada por un estudio especializado en control de calidad donde ya había colaborado previamente como estudiante.

Allí conoció a Emilio Ridruejo, un joven arquitecto especializado en patologías en la edificación y antiguo colaborador del departamento de estructuras, una persona generosa y entusiasta, cualidades que a todas luces no se valoraban en su justa medida. Al igual que María era muy querido por compañeros de profesión que trabajaban en otros estudios o ya se habían independizado, y que con frecuencia recurrían a él para solventar dudas técnicas específicas.

Haciendo un gran esfuerzo decidieron colaborar realizando informes periciales, algunos de ellos piezas fundamentales en procesos judiciales. Con varios juicios ganados gracias a su rigor técnico, un amigo abogado les alentó a establecerse por su cuenta y trabajar en esa línea, consiguiendo varios encargos previos al estallido de la burbuja inmobiliaria. Gracias a su diferenciación han conseguido hacerse un hueco en el mercado autonómico.

No están endeudados y aún disponen de una reserva económica, la llegada de la crisis no les ha afectado demasiado y poco a poco consiguen nuevos encargos. Sin embargo intuyen que continuar haciendo lo mismo con la competencia que se está generando no será suficiente.”

María y Emilio son emprendedores natos. Han sabido especializarse, tienen dotes comerciales y perciben con claridad las oportunidades. En el Taller AE descubrirían que no es un mal momento para continuar su actividad si saben gestionar su cartera de contactos de una forma inteligente. A veces las oportunidades las tenemos tan claras que no sabemos percibirlas. Abogados, consultorías, aseguradoras o asistencia externa a otros estudios a nivel nacional (o internacional) son opciones viables. Tienen experiencia, recursos y colegas que gustosamente se aliarían con ellos para crear la Agencia de Peritajes e Informes Técnicos más fiable de España. Además conocerían que hay entidades que guían y prestan ayudas económicas a jóvenes emprendedores. ¿Qué sentido tiene la vida si no se persiguen los sueños?

La increíble historia de un arquitecto que trabaja como falso autónomo.

Iñaki Zabaleta es consciente de que es un buen arquitecto.

Trabaja desde hace varios años en un estudio como falso autónomo, como tantos otros. Es consciente de que su trabajo es muy valioso en su ámbito de trabajo porque desde su llegada hasta hoy han mejorado la calidad, la eficiencia y la imagen del estudio, y eso le llena de orgullo. Su atención respecto de los clientes es tal que el dueño del estudio le permite intervenir en las reuniones, a la vez que es meticuloso en cada uno de los proyectos en los que interviene.

Entregado a su trabajo y a mejorar su economía, emplea su tiempo libre en proyectar viviendas unifamiliares para amigos y conocidos en su pueblo natal. Gracias a su sensibilidad ha sabido traducir la tipología tradicional de vivienda a un lenguaje vanguardista de una forma tan acertada que ya varios conocidos le han pedido que les haga un proyecto a precio de amigo.

El descontento de Iñaki es cada día más grande. No solo observa que su trabajo es infravalorado económicamente sino que las condiciones con la llegada de la crisis se ha vuelto aún más duras y se plantea cada vez con más seriedad el hecho de despedirse.

En esos momentos se plantea la idea de volver a su pueblo, en una comarca tranquila a 40 Km. de la ciudad, bien comunicada… Desde cierta perspectiva reduciría gastos y ganaría calidad de vida. Pero, ¿quién puede dejar un trabajo fijo en un estudio de prestigio y arriesgarse a hacer algo por su cuenta en un momento como este?”

Sin duda Iñaki es un gran profesional, no solo sensible y acertado en sus obras proyectadas sino que su generosidad genera una confianza tal que no le costaría abrirse camino solo. El miedo no debería ser un problema. En el taller AE descubrirá que bastaría un año para hacerse con el nicho de mercado que en estos momentos supone la construcción, rehabilitación y legalización de viviendas en su comarca. Es en pequeñas localidades donde los jóvenes tienen por costumbre construir las viviendas a su gusto en lugar de habitar en edificios plurifamiliares y donde la acción rehabilitadora sigue siendo necesaria e incluso incentivada desde la administración. Un año, una buena acción de marketing e Iñaki sería dueño de su destino. El momento para el cambio siempre es ahora.

.

Germán Cintas Araújo. Arquitecto Superior por la ETSA de Sevilla. Máster en Dirección Estratégica y Negocios Internacionales. Universidad de Sevilla.

Dirección Zona Sur en bsA [Rethinking Architecture]


Comparte y disfruta
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter

Quizás también te interese:

Enviar un comentario

Su email no será nunca publicado o compartido. Son obligatorios los campos marcados con *

Activo
Activo