El lugar de referencia para aquellos arquitectos que quieren saber más sobre empresas de servicios profesionales de arquitectura.

Blog

Congreso de arquitectos de España en Valencia 2009, ¿y ahora qué?

En la página web sobre el congreso podemos leer un balance de Carlos Hernández Pezzi. Presidente, en ese momento, del CSCAE. Quiero destacar algunas frases.

En ese terreno es significativo que el 85% de los arquitectos encuestados apueste por la calidad, que el 80 % pida delimitar funciones par evitar el intrusismo, el 69% quiera aumentar la autonomía profesional y la decisión del arquitecto e igual porcentaje opine que debemos impulsar el papel público y ético del arquitecto y mejorar nuestra imagen pública, así como que el 58% quiera cambiar los planes de estudios.

En el momento en que se han derrumbado tantos mitos, reunir a más de 1.500 arquitectos en la Comunidad Valenciana, ha representado debatir allí hacia dónde vamos; significa enfocar, entre todos, la producción del proyecto, el ejercicio y la formación profesional que se requieren y los contextos en que habrán de practicarse por los arquitectos para que el talento y la creatividad no se pierdan en canteras agotadas.

Nos hemos mirado el ombligo, nos hemos quedado muy tranquilos porque al menos hemos hecho algo: reunirnos y marcar una serie de objetivos para mejorar.

¿Y ahora qué?

Sí, la coyuntura no es muy halagüeña y aunque se marcan unas direcciones, las metas se ven muy lejos. Lo más complicado es que no tenemos demasiadas herramientas para gestionar nuestra travesía hacia el futuro. Las soluciones deben partir cada uno de nosotros, trabajando como “hombres de color” y poniéndonos las pilas. Nadie nos va a solucionar los problemas desde fuera. No hay varitas mágicas. Ahora toca, entre otras cuestiones:

  • Esforzarnos por asimilar cómo es la sociedad actual, cuáles son sus valores, cómo está estructurada, cómo se relaciona entre si, etc.
  • Intentar comprender cómo son los mercados en los que nos podemos mover.
  • Empezar a mirar con realismo dentro de nosotros mismos. Saber que hacemos bien y si lo podemos optimizar y qué hacemos mal y podemos mejorar o no hacer tan mal.
  • Hacer lo que haga falta para entender que debemos hacernos necesarios a nuestros clientes. Aprender a aportar valor como única salida posible. Hay muchos caminos distintos para aportar valor aparte del que nos enseñaron en las escuelas.
  • Ser conscientes de que nuestras atribuciones son fundamentales, que formar parte de una asociación fuerte e influyente es bueno y puede ser mucho mejor. Puede aportarnos enormes ventajas.
  • Nos va a tocar competir y los “malos” no son los demás arquitectos, son las empresas que tienen departamento de arquitectura, las ingenierías y consultoras, otras profesiones. Unos nos quieren “emplear” y otros pretenden sustituirnos. Mal asunto en cualquier caso. Es consecuencia de la inflación de títulos. Si no aprendemos a competir, tarde o temprano, se quedaran con lo mejor de la tarta.
  • No podemos olvidar de donde venimos y cuáles son las cosas que hemos hecho bien, que han sido unas cuantas.
  • Creer de verdad en nosotros mismos. Sin engaños y sin complejos.

Sin excusas, la culpa de la situación en la que estamos da igual quien la tenga. La culpa de que dentro de cinco años estemos en la misma situación será sólo nuestra.

Comparte y disfruta
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter

Quizás también te interese:

Enviar un comentario

Su email no será nunca publicado o compartido. Son obligatorios los campos marcados con *

Activo
Activo